Lunes, Agosto 21, 2017

Por un lado, el juego, en su Nivel I de evaluación, dotará a los orientadores o docentes de un perfil de conducta del sujeto, de este modo, una vez se conozcan los motivos por los que ese sujeto presenta problemas de consumo (alcohol, cigarrillos, etc.) o violencia, se indicarán los aspectos a trabajar con cada uno de ellos, lo que permitirá al tutor u orientador del centro educativo, orientar su intervención con el sujeto concreto.

Por otro lado, en el resto de los Niveles del juego, se busca una respuesta temprana a dos de los problemas de Salud Pública más importantes entre nuestros jóvenes, como es el consumo de sustancias adictivas (consumo de alcohol, cigarrillos, etc.) y la utilización de la violencia. Así, finalizado el Nivel I, en el resto de los Niveles del juego, se trabajará, a través de la Inteligencia Emocional, en la modificación de esas conductas negativas y en la consolidación de las conductas protectoras frente al consumo (alcohol, cigarrillos, etc.) y la utilización de la violencia.

Realizado por:

Colabora: